www.marialuisaprada.com

Biografía

Publicaciones

Crítica y Medios

Editorial

Galería

Contacto


PUBLICACIONES


LOS SECRETOS  DE ABRIL

"Cuando Olaya llegó a la finca que desde hacía unos meses le pertenecía, se sentó bajo la sombra de los manzanos y mientras contemplaba un paisaje difícilmente explicable, en el que el azul del mar y el verde de los prados eran sus principales protagonistas, sintió que aquel lugar formaría para siempre parte de su vida, ya que allí, en un pequeño parterre en el que ella misma había plantado un rosal, se encontraban las cenizas de sus abuelos paternos, quienes pese a haber fallecido en un intervalo de diez años, pudieron finalmente cumplir su deseo de descansar juntos, gracias a que la abuela, durante todo ese tiempo, conservó las de su marido, tal vez negándose a admitir que el hombre que lo había sido todo en su vida la había dejado para siempre".

anacoreta2
EL MISTERIOSO ANACORETA

"Tony no podía suponer que su vida iba a cambiar radicalmente tras conocer al misterioso anacoreta, un hombre que tenía una barba que le llegaba a las rodillas y que se había instalado en La Casona, un caserón abandonado desde hacía muchos años, situado entre las montañas de Pinoviejo, lugar en el que el chico pasaba sus vacaciones de verano.

Hasta ese día, su único interés había sido el disfrutar con sus amigos de los partidos de fútbol, de los baños en la piscina, de los paseos en bicicleta, o de la recogida de fósiles, pero aquel extraño personaje, con quien compartía muchas más cosas de las que podía imaginar, hizo que todo eso pasara a segundo plano y que su principal objetivo fuera resolver el misterio que envolvía su vida".


ámbar
LA SOMBRA DEL ÁMBAR

"Aún no ha amanecido y, cuando miro por la ventana, veo una estampa típicamente invernal. El tráfico es mínimo a estas horas de la mañana y la nieve cae en pequeños copos en este crudo mes de febrero que parece no tener fin.

He comenzado a grabar esta historia que formará parte del documental que pienso realizar para la televisión gallega, donde trabajo desde hace un año, y he preferido este medio a cualquier otro para poder dejar recogidas impresiones e información que luego puedan ayudarme a realizar un buen reportaje. También dejaré grabadas las conversaciones que mantenga con los distintos interlocutores, tal y como sucedan en su momento. Así tendré constancia de todos y cada uno de los comentarios que me hagan o que yo misma realice".

hierrocartel1 EL HIERRO DEL MAYORAL

"La densa niebla que cubría la ciudad desde unas horas antes hacía imposible distinguir más allá de unos metros. Los transeúntes, escasos en aquel momento, pasaban rápido y sin mirar a parte alguna, y solo la sirena de alguna gabarra acompañaba a aquellas dos personas que ese día habían decidido unir su destino. Ya no había vuelta atrás. Los pasos estaban dados y solo un duro revés podría evitar que llegaran a conseguir lo que con tanta cautela habían programado".
MANAROLA

"El sonido de la música que llegaba desde la casa y el ruido de los coches que, casi en fila, entraban en una finca situada en la zona más selecta de Barcelona hacían prever el acontecimiento social que se iba a celebrar en el hogar de los Colomer
. Nuria, la anfitriona, presentaba aquella noche su última novela, y nada podía hacerla más feliz que verse rodeada por todos sus amigos y por los medios de comunicación, que desde hacía unas horas habían comenzado a colocar los focos y altavoces a través de los cuales darían a conocer al público que esa forma de vivir, envidiada por todos, solo puede alcanzarse cuando se unen en iguales proporciones inteligencia, belleza y poder".

UNA CITA EN ARLES

"En el largo pasillo del Palacio del Eliseo sólo se dejaba sentir el ruido de los pasos de monsieur Monet, asesor y amigo personal del presidente, que intentaba calmar su ánimo por el exceso de trabajo que suponía el restablecimiento del orden público -alterado por las revueltas callejeras, huelgas y disturbios que estaban asolando de nuevo Francia y que parecían tomar el mismo cariz que las ocurridas el otoño anterior -, al que se añadía el encargo recibido hacía poco más de una hora y que sin demora debía cumplir".

EN EL TÚNEL


"El teléfono sonando insistentemente parecía urgir a que alguien lo descolgara. Itziar, que en aquel momento salía de la ducha, enroscó la toalla alrededor de su cabeza y se acercó hasta el aparato para escuchar en el contestador la voz de su jefe pidiendo que le llamara".

BAJO EL AGUA

"El sol de la tarde escondiéndose detrás de la peña indicaba que el día tocaba a su fin. También lo hacía la polvareda que anunciaba la vuelta del rebaño de ovejas al pueblo".

VIVIR AL SOL

"El día había amanecido espléndido, como el auspicio de que algo bueno va a suceder. Para ellos, al menos, era uno de los mejores de su vida. Por fin iban a conseguir lo que tanto ansiaban: un hogar".


LA NOCHE DEL ARPA